Stress, el motivo de consulta más frecuente.

Escrito por Lic. Analía Corti el . Posteado en stress, Uncategorized

Hoy en día, los motivos de consulta más frecuentes que podemos ver en el consultorio están relacionados con el estrés que provoca el ritmo acelerado de vida y que en ocasiones nos conduce a sentirnos muy ansiosos, tristes e irascibles. En general, se registran moderados desajustes emocionales que, sin llegar a ser graves, provocan malestar e impiden gozar de una calidad de vida satisfactoria. Entre ellos podemos encontrar, trastorno de pánico, trastorno de ansiedad generalizada, depresión, problemas en el área de pareja (dificultades en la comunicación, dificultades en la convivencia, angustia por separación, celos, infidelidades, dificultades en la crianza de los hijos por divorcio), problemas en el área laboral, insatisfacción personal, entre otros.
En el mundo actual se impone la rapidez e impaciencia; basta ver a nuestro alrededor cientos de casos donde la espera se hace casi insoportable. Todo pareciera ser “perdida de tiempo”: situaciones como la de esperar veinte segundos un ascensor, hacer una cola de cinco minutos para que nos entreguen un pedido, esperar diez minutos en una esquina para una cita, entre otras, se fueron transformando a lo largo del tiempo en algo difícil de tolerar de manera apacible.

En la actualidad, dedicamos casi la totalidad de nuestro tiempo al trabajo y al estudio y apenas si nos queda algún momento en la semana para realizar alguna actividad de ocio o detenernos a hablar con la pareja, visitar a los amigos y a la familia. Producto de esta situación se observa un deterioro en la comunicación y un gradual distanciamiento que impacta negativamente en las relaciones.
Este escenario desbordado de tareas, exigencias, presiones y reclamos, donde todo tiene que hacerse rápido y bien y no hay tiempo para detenerse, se ha convertido en un factor generador de estrés, agotamiento, ansiedad, depresión y frustración por todas aquellas expectativas no alcanzadas.

Es importantísimo resaltar que un factor no es más que eso y que para que todo este escenario provoque malestar, síntomas o enfermedades se necesita además de la interpretación que hace la persona de la situación, ya que los hechos por sí solos no provocan malestar. Esto explica por que las personas tenemos diferentes reacciones ante un mismo acontecimiento; es lo que pensamos acerca de ello lo que nos va a llevar a tener una emoción saludable o a experimentar ansiedad, depresión o cualquier otra enfermedad.

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Lic. Analía Corti

Lic. Analía Corti

Graduada de la Universidad de Buenos Aires. Diplomada en Terapia Racional Emotiva y Cognitiva Conductual (TREC). Certificación Internacional de Albert Ellis Institute de Nueva York. Postgrado en Trastornos de Ansiedad. Asociación Argentina de trastornos de ansiedad (AATA). Asistencia Psicológica en Flores y Microcentro, Capital Federal. Integrante del equipo de Psicología Integradora.

Deja un comentario

error: