Celos. Porque tengo tantos celos?

Escrito por Lic. Analía Corti el . Posteado en celos, Psicologos, relacion, Terapia cognitiva

Celos

Cuando hablamos de celos, nos referimos a la existencia real o imaginaria de un tercero que me puede quitar a quien yo amo. Los celos son de a tres, a diferencia de la envidia que es de a dos, donde yo quiero tener lo que vos tenes. Los celos ocasionales, son normales. Uno puede tener una situación puntual de celos, que generalmente se puede hablar y resolver en pareja. El problema se genera cuando estos celos van quedando en el tiempo y se vuelven recurrentes, esto es lo q termina transformándose en algo insano para la pareja, deteriorando el vìnculo. Aquí vamos a hablar de los celos insanos que puede tener una persona cuando éstos son injustificados y no son generados intencionalmente por la pareja, como lo hacen algunos narcisistas.

El mecanismo

El mecanismo de los celos consiste, en primer lugar, en percibir una amenaza en un tercero real o imaginario, el celoso piensa que la pareja se va a ir con esa persona y genera una serie de acciones para calmar su angustia. Comienza haciendo un interrogatorio reiterativo a modo de investigación partiendo ya de un supuesto (“me esta engañando”) que va a tratar de confirmar y malinterpreta muchas respuestas dándole un sentido a todos los datos que va recogiendo. El celoso es reiterativo con las preguntas, le pide a la pareja que le cuente de nuevo lo que sospecha y es lógico que en los sucesivos relatos pueda aparecer un dato nuevo en la historia, volviendo a desconfiar más aún y sospechando ahora del por qué no se lo conto antes. Ahí la sentencia ya está lista, “algo me oculta”.
La búsqueda de las pruebas es para confirmar lo que el celoso ya supone de antes. Esta es la trampa y la inutilidad de los celos, el celoso nunca se conforma cuando no encuentra nada, solo deja de buscar y controlar cuando encuentra, porque para el celoso no encontrar nada no garantiza que no hay.

Las causas

Entre varias causales de los celos, podemos encontrar:

  • Baja autoestima
    La autoestima se construye en la infancia a partir de la relación con el entorno familiar, tiene que ver con el reconocimiento que los padres dan al niño. Si el niño no recibe ese reconocimiento es posible que crezca con una autoestima muy baja, que se traduce en una falta de amor hacia uno mismo.
    El celoso expresa esta inseguridad personal cada vez que se compara con ese tercero real o imaginario, creyendo que es mejor que él, siente que no lo van a elegir. El celoso tiene poca valoración de sí mismo y una hipervaloración de los demás, tanto de la pareja como del tercero.
  • Es un proceso de aprendizaje
    Muchos aprenden a ser celosos viendo el modelo de pareja de padres.
    Cuando se crece en un ambiente familiar violento, con descalificación, abandono, engaños e infidelidades, los padres no transmiten al niño la validación necesaria que le permitiría sentirse con el derecho a tener y poder en su vida. Por eso, en el celoso aparece recurrentemente ese miedo al abandono, el miedo a perder.
    Por otro lado, muchos celosos han aprendido erróneamente, que esta forma de actuar es una manera de demostrar cuanto se quiere a la pareja.
  • Posesión – Control – Dependencia
    Detrás de un celoso muchas veces encontramos a un controlador, alguien que se siente mal si no tiene el control de todo. En este caso no tiene que ver con que el otro me engaña, si no con que yo no lo sepa. A su vez, el controlador esconde a una persona dependiente, alguien que no tolera la idea de que esa persona puede no estar algún día. Hay una ilusión de control, el celoso cree que puede aliviarse si controla ciertas variables externas, como por ej, donde va la pareja o como se viste. Esto es un gran engaño, no va a suceder nunca porque no es un problema externo sino interno.
  • Proyección:
    A veces los celos aparecen porque en realidad es lo que uno quiere hacer, esto es no aceptar que está eso en mí, entonces lo niego y lo proyecto en el otro.

Resolviendo los celos en terapia

El psicólogo puede ayudarte en este proceso a elaborar aquellas situaciones vividas en el entorno familiar, que pudieron causar los celos. El psicólogo te ayudará a analizar ciertas creencias disfuncionales que puedes estar sosteniendo en tu vida, como por ejemplo: “Necesito esa pareja o cualquier pareja para ser feliz”.
El psicólogo te ayudara a detectar ciertas distorsiones cognitivas, como cuando se sobredimensionan las consecuencias de que una pareja fuera infiel. En muchos casos, el celoso sostiene pensamientos catastróficos acerca de esto, piensa que eso le destrozaría la vida o no podría continuar con su vida de todas formas.
El psicólogo te acompañará en este proceso y al final comprenderás que los celos tienen poco que ver con el amor, son dos procesos distintos, los celos tiene que ver con la posesión, el control y la desconfianza. El amor es una entrega hacia el otro, propicia la libertad, el encuentro y la confianza.

Etiquetas:, , ,

Lic. Analía Corti

Lic. Analía Corti

Graduada de la Universidad de Buenos Aires. Diplomada en Terapia Racional Emotiva y Cognitiva Conductual (TREC). Certificación Internacional de Albert Ellis Institute de Nueva York. Postgrado en Trastornos de Ansiedad. Asociación Argentina de trastornos de ansiedad (AATA). Asistencia Psicológica en Flores y Microcentro, Capital Federal. Integrante del equipo de Psicología Integradora.

Deja un comentario

error: